Cómo desatascar una tubería con remedios caseros

Un atasco de una tubería es algo bastante común en todas las viviendas y cuando sucede y hay que llamar a un fontanero de desatascos Fuenlabrada para solucionarlo, es bastante probable que la factura sea muy elevado. Por ello lo mejor es prevenir para no llegar a esta situación y aprender a cómo se deben mantener para evitar cualquier problema.

Por supuesto lo primordial es no echar comida en el fregadero ya que puede ir acumulándose dentro de la tubería y formar un tapón que antes o después, va a impedir que el agua pase correctamente por ella. Tirando el aceite de las latas también se puede formar una película a la que se van a ir adhiriendo las partículas de comida que pasen por la cañería, algo que provocará olores desagradables y que acabará taponando el conducto. Si a todo esto se le añade el uso del jabón utilizado para fregar, el problema puede ser bastante grave si no se le pone remedio. Por todo esto no estaría de más que cada diez días aproximadamente limpiaras las tuberías con una cacerola con agua caliente a la que habrás añadido varias cucharas de sal.

Pero si ya ha aparecido el problema y el fregadero no absorbe el agua bien, preparar un vaso con sal de frutas o bicarbonato y otro con vinagre. Calienta también agua con sal en una olla. Lo primero que vas a echar por el fregadero es el bicarbonato y después el vinagre para dejar que actúe todo durante quince minutos. Lo siguiente que tendrás que hacer es echar el agua caliente con la sal y después abrir el grifo para comprobar que ya funciona todo de manera correcta.

Otra opción es usar un desatascador para lo que tan solo vas a necesitar llenar el fregadero con un poco de agua y bombearlo hacia arriba y hacia abajo para que el desagüe vuelva a funcionar. También puedes introducir un alambre con forma de U, o incluso extraer el sifón para limpiarlo.